Contacto
OFICINA

Sin límites

© 2018 by Elisabet G. Borrell

Seguridad y falso bienestar

 

“Sobre la cima de una colina un hombre se encontraba de pie. Abajo, desde el camino, tres hombres que viajaban, lo vieron y le preguntaron:

 

- ¡Oh amigo!, ¿qué estáis haciendo de pie en esta colina? ¿Acaso habéis perdido vuestro animal favorito? – preguntó el primero.

- No, señor, no lo he perdido.

 

Entonces el segundo preguntó:

 

- ¿No habéis perdido a vuestro amigo?

- No, señor, no lo he perdido.

 

Finalmente preguntó el tercero:

 

- ¿Estáis aquí para disfrutar del aire puro?

- No, señor, no estoy aquí para disfrutar del aire puro.

 

Fue en ese momento cuando uno de los caminantes, desesperado y a la vez ansioso, interrogó:

 

- Entonces, ¿por qué estáis aquí, si no hay motivo para ello, según se deduce por lo que contestáis a nuestras preguntas?

 

El hombre repuso:

 

- Sencillamente, estoy aquí.”

 

De un libro Zen

 

 

Los neurocientíficos de hoy corroboran la idea de que nuestro cerebro necesita explicaciones causales a todo aquello que sucede a nuestro alrededor, de hecho da igual que sean verdaderas o falsas, en caso de no tenerlas se las inventa. Lo importante es que sean creíbles, lo importante es tener la explicación a algo que se nos escapa de las manos, que no es habitual en nuestra vida ni en nuestro entorno.

 

Vivimos una vida ordenada, llena de seguridad, en la que planificamos y lo tenemos todo controlado, o casi. Es la misma sociedad la que nos enseña que todo tiene que tener una razón, un interés y un objetivo. Yo misma trabajo por objetivos para conseguir que las personas alcancen sus metas pero, siempre?

 

La respuesta es que no, que a veces es bueno dejarse llevar, seguir nuestra intuición y hacer antes de pensar, sentir antes de tocar, desordenar, hacer de otra manera, crear nuevas formas y colores. Eso forma parte de nuestra propia evolución, tener una coctelera llena de experiencias y herramientas que vayan alimentando nuestra sabiduría y hacer. Sólo desordenando conseguirás nuevas cosas, el orden te va a llevar a lo mismo, siempre.

 

Dejar de buscar explicaciones para todo, simplemente hacer, observar y aceptar lo que los demás hacen con su vida, aprender de ellos, entender sus mecanismos y empaparse al máximo de su experiencia, ver sin juzgar, sin inventar, solo ver y admirar.

 

Intenta jugar a esto: Siéntate un día en una plaza concurrida, en la esquina de una discoteca, en una playa un día de sol y observa, solo eso. ¿Qué ves?

 

No opines, solo observa, aprecia el comportamiento humano, sin prejuicios, sin pensar por qué hacen lo que hacen, solo aprende. Sube a la cima de una montaña y eso, solo sube y quédate ahí, observa e intenta apartar cualquier pensamiento que aparezca en tu mente, solo estás tú y la inmensidad.

 

¿Juegas?

 

Please reload

Últimas entradas

8 Nov 2018

Please reload